La belleza trasciende la estética

lunes, 9 de octubre de 2017

Festines






Sobre el tomate
hila fino el aceite
su filigrana.

Susana Benet







Un artista nunca es pobre.


El festín de Babette: brindis final de la película:


"Llega el día cuando nuestros ojos se abren,
y llegamos a entender que la misericordia es infinita.
Solo es necesario esperarla con confianza
y recibirla con gratitud.
La misericordia no impone condiciones.
Y, he ahí, todo lo que hemos elegido
nos ha sido concedido,
y todo lo que rechazamos
también nos ha sido concedido.
Sí, también recibimos lo que rechazamos.
Porque la misericordia y la verdad se encuentran juntas
Y la rectitud y la dicha se besarán mutuamente”.







Magnífica película, en el banquete de Babette, una auténtica fiesta de gozo, entrega y alegría, cada comensal va descubriendo un sentido más profundo para la vida, lleno de belleza y verdad.





16 comentarios:

Maite Lorenzo dijo...

Te felicito por tu sensibilidad... me has dado ganas de volver a ver la peli.
Aprovecharé este largo fin de semana.
El tomate es verdaderamente un festín. Me encanta.

Besos, Rosa

CHARO dijo...

La foto es preciosa y el haikú muy bonito y delicado. Me ha interesado mucho la película así que la voy a ver.Besicos

El pare dijo...

Melodia en rojo.
Preciosa composición a la vez que apetitosa.

Un abrazo.

Rosa dijo...

Es una película extraordinaria, también la he vuelto a ver y cada vez encuentro más detalles dignos de análisis.

El tomate está riquísimo y esa filigrana a la que alude Susana, ummmm ...

Feliz fin de semana, Maite.
Muchos besossss ...

Rosa dijo...

Te gustará, Charo, es muy buena, la desprendida generosidad de Babette es un ejemplo digno de imitar. Babette gasta todas las ganancias de la lotería en este festín y pasa semanas planificando la comida y reuniendo los ingredientes necesarios. Su alegría no se centra en deseos egoístas, sino en el disfrute de los demás.

Un beso, Charo.

Es la película favorita del papa Francisco, y la primera película mencionada nunca en un documento papal. Según escribe en "Amoris laetitia":

“Las alegrías más intensas de la vida brotan cuando se puede provocar la felicidad de los demás, en un anticipo del cielo. Cabe recordar la feliz escena del film El festín de Babette, donde la generosa cocinera recibe un abrazo agradecido y un elogio: ‘¡Cómo deleitarás a los ángeles!’. Es dulce y reconfortante la alegría de provocar deleite en los demás, de verlos disfrutar. Ese gozo, efecto del amor fraterno, no es el de la vanidad de quien se mira a sí mismo, sino el del amante que se complace en el bien del ser amado, que se derrama en el otro y se vuelve fecundo en él” (AL, 129).

Rosa dijo...

Sí, Manel, una auténtica melodía apetitosa.

Gracias.
Un abrazo.

karin rosenkranz dijo...

Maravillosa Susana Benet

Princesa Nadie dijo...

Querida Rosa
No he visto la película pero lo haré seguro...Y el tomate es mi perdición...No podría vivir sin tomate!!!!!
Besos

Sherezada dijo...

Una buena recomendación, saludos!

Rosa dijo...

Sí, karin, me encanta.

Un beso.

Rosa dijo...

Querida Princesa, me alegra que la veas, es muy buena.
Jaja, ¡me encanta el tomate!!!

Un beso.

Rosa dijo...

Gracias, Sherezada.

Un beso.

MuCha dijo...

bello blog tienes
me encanta el haberte hallado

Rosa dijo...

Gracias, MuCha.
Lo mismo te digo.

Un beso.

Pitt Tristán dijo...

Llego a tu blog por el comentario que dejaste en el de Tracy. Gracias a leerte allí comprendí que todavía no estaba en una quinta dimensión, que es lo que venía suponiendo al leer tantas incongruencias, me preguntaba si viviría en un mundo paralelo.
Ahora llego a tu precioso y preciosista blog y me quedo para seguir leyéndote.
Saludos.

Rosa dijo...

Gracias, Pitt, ya vi tu respuesta, y de acuerdo totalmente.
Sí, también me lo pregunto muchas veces, mundos paralelos, tanta confusión desborda.

Gracias y bienvenido.
Saludos, Pitt.