La belleza trasciende la estética

viernes, 7 de junio de 2013

El bodegón floral barroco I



 
Margarita Caffi. Florero
 


Un subgénero, dentro del bodegón, es el bodegón floral, que representa floreros y guirnaldas, género que contó también con especialistas, como Mario Nuzzi o Margarita Caffi en Italia, y en España, Pedro de Camprobín, Gabriel de la Corte, Juan de Arellano y su yerno Bartolomé Pérez de la Dehesa, entre otros. Este tipo de bodegones son frecuentes en la época barroca.
 
Margherita Caffi, llamada en España Margarita Caffi (c. 1650 - Milán, 20 de septiembre de 1710), fue una pintora barroca italiana especializada en la pintura de bodegones de flores y frutas.

Son pocos los datos ciertos que se conocen de la biografía de esta pintora, que debió de nacer en Vicenza, pues firma alguna obra como "vicencina", aunque otras fuentes la hacen natural de Venecia o de Cremona. Hija de Vincenzo Volò, pintor de naturalezas muertas, se casó con otro pintor especializado en la pintura de flores, Francisco Ludovico Caffi, de quien tomó el nombre.

Desarrolló su abundante actividad entre Lombardía y el Véneto, desde donde trabajó para los grandes duques de Toscana, los archiduques del Tirol y la corte española, siendo aquí muy estimada como demuestran las menciones en antiguos inventarios y la influencia ejercida sobre pintores como Bartolomé Pérez de la Dehesa junto con las numerosas obras conservadas en museos y colecciones españolas (Museo del Prado, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y Fundación Santamarca, entre otras).

Aunque debió de conocer modelos flamencos, desarrolló un estilo propio, de pincelada ligera y toques vibrantes sobre fondos sombríos, sobre los que destacan, ligeramente descentrados, sus ricos floreros. Los últimos años de su vida los pasó en Milán, donde creó una rica escuela de naturalezas muertas.
 
 
 
 
 Margarita Caffi. Bodegón de flores con un florero dorado
 
 
 
Margherita Caffi, Naturaleza muerta de flores en floreros en una repisa de piedra, del siglo 17
Margarita Caffi.  Naturaleza muerta de flores en floreros en una repisa de piedra,
 

No parece mostrar ninguna intención científica al describir las flores, pues llega a inventarse especies de flores al antojo de su imaginación.
 
 
Margherita Caffi, Naturaleza muerta de flores, siglo 17
Margarita Caffi. Naturaleza muerta con flores
 
Archivo: Margarita Caffi-bodegon con jarron de flores.jpg
Margarita Caffi. Bodegón con jarrón de flores





Margarita Caffi (ámbito). Ruiseñores en las ramas de flores


 

 
Geminiani - Concerto Grosso en mi menor op. 3 N º 3


Una muestra de otros bodegonistas florales.
 
Pedro de Campobrín (España)
 

Archivo: CamprobinFlores.jpg
Pedro de Campobrín. Flores
 
 
 
Gabriel de la Corte (España)
 
 
Gabriel de la Corte. Mascarón con rosas y tulipanes   
 
 
 
Archivo: Gabriel de la Corte - Flores en una cesta - WGA5363.jpg
Gabriel de la Corte. Flores en una cesta
 
 
 
Gabriel de la Corte. Bodegón con flores
 
 
 
Gabriel De La Corte - Natura Morta Di Fiori
Gabriel de la Corte. Naturaleza muerta con flores
 
 
 
Gabriel de la Corte. Ramo de rosas y azucenas
 
 
Juan de Arellano (España)
 


Arellano utilizaba ramos naturales para sus pinturas, esa es la razón de los pocos detalles que lo adornaban, mas bien eran trabajos simples, donde el eje central de sus obras las protagonizan las flores, dejando como lugares secundarios o inexistentes los detalles a su alrededor.
Actualmente sus obras están muy valoradas entre los coleccionistas.


 
Juan de Arellano. Florero de cristal
 
 
 
Juan de Arellano. Jarrón con flores 


 
  
 Juan de Arellano. Florero de cristal


Los jarrones eran de diferentes formas y tamaños, pero siempre de cristal (en ocasiones de bronce). Arellano muestra una gran habilidad técnica con el reflejo de la luz sobre el cristal y los tallos en el interior del mismo.



Juan de Arellano. Cesta de flores
 
 
 
 Image
Juan de Arellano. Canastilla de flores
 

 
Image
Juan de Arellano. Cesta de flores
 

 
Juan de Arellano. Flores en un vaso
 
 

Bartolomé Pérez de la Dehesa
 

Pintor madrileño, formado con Juan de Arellano, quien más tarde se convertiría en su suegro, al casarse con su hija Juana en 1663. Se especializó en la pintura de flores y de guirnaldas, incluyendo en estas últimas escenas religiosas y representaciones de santos.
 
 

 
Bartolomé Pérez de la Dehesa. Florero
 
 
 
 Image
Bartolomé Pérez de la Dehesa. Florero

 
 
 
Bartolomé Pérez de la Dehesa. Guirnalda de flores con san Francisco de Borja


 
Image 
Bartolomé Pérez de la Dehesa. Santa Teresa de Jesús dentro de una guirnalda