La belleza trasciende la estética

lunes, 3 de agosto de 2015

Canción oriental

 
 
 
 
Antonio Castelló Avilleira

 
 
Es la granada olorosa

un cielo cristalizado.

(Cada grano es una estrella,

cada velo es un ocaso.)

Cielo seco y comprimido

por la garra de los años.

 
La granada es como un seno

viejo y apergaminado,

cuyo pezón se hizo estrella

para iluminar el campo.

 
Es colmena diminuta

con panal ensangrentado,

pues con bocas de mujeres

sus abejas la formaron.

Por eso al estallar, ríe

con púrpuras de mil labios...

 
La granada es corazón

que late sobre el sembrado,

un corazón desdeñoso

donde no pican los pájaros,

un corazón que por fuera

es duro como el humano,

pero da al que lo traspasa

olor y sangre de mayo.
 
La granada es el tesoro

del viejo gnomo del prado,

el que habló con niña Rosa

en el bosque solitario.

Aquel de la blanca barba

y del traje colorado.

Es el tesoro que aun guardan

las verdes hojas del árbol.

Arca de piedras preciosas

en entraña de oro vago.
 
 


 
La espiga es el pan. Es Cristo

en vida y muerte cuajado.
 
 
 
 
 
El olivo es la firmeza

de la fuerza y el trabajo.
 
 
 
Antonio Castelló Avilleira
 
 
La manzana es lo carnal,

fruta esfinge del pecado,

gota de siglos que guarda

de Satanás el contacto.
 
 
 
Antonio Castelló Avilleira

 
 
La naranja es la tristeza

del azahar profanado,

pues se torna fuego y oro

lo que antes fue puro y blanco.
 
 
 
 
Antonio Castelló Avilleira
 
 
 
Las vides son la lujuria

que se cuaja en el verano,

de las que la iglesia saca,

con bendición, licor santo.






 
Las castañas son la paz

del hogar. Cosas de antaño.

Crepitar de leños viejos,

peregrinos descarriados.
 
 
 
 
 
 
La bellota es la serena

poesía de lo rancio,

y el membrillo de oro débil

la limpieza de lo sano.
 
 
 
 
 
 
Mas la granada es la sangre,

sangre del cielo sagrado,

sangre de la tierra herida

por la aguja del regato.

Sangre del viento que viene

del rudo monte arañado.

Sangre de la mar tranquila,

sangre del dormido lago.
 
La granada es la prehistoria

de la sangre que llevamos,

la idea de sangre, encerrada

en glóbulo duro y agrio,

que tiene una vaga forma

de corazón y de cráneo.
 
 
¡Oh granada abierta!, que eres

una llama sobre el árbol,

hermana en carne de Venus,

risa del huerto oreado.

Te cercan las mariposas

creyéndote sol parado,

y por miedo de quemarse

huyen de ti los gusanos.


Porque eres luz de la vida,

hembra de las frutas. Claro

lucero de la floresta

del arroyo enamorado.

 
¡Quién fuera como tú, fruta,

todo pasión sobre el campo!

 
 
Federico García Lorca
 

 
 
 
 
 
 

domingo, 5 de abril de 2015

Feliz Pascua

 
 
 
La cena de Emaús. M.A. Caravaggio
 

 
Yo sé que estás conmigo, porque todas
las cosas se me han vuelto claridad:
porque tengo la sed y el agua juntas
en el jardín de mi sereno afán.

Yo sé que estás conmigo, porque he visto
en las cosas tu sombra, que es la paz;
Y se me han aclarado las razones
de los hechos humildes, y el andar
por el camino blanco, se me ha hecho
un ejercicio de felicidad.

No he sido arrebatado sobre nubes
ni he sentido tu voz, ni me he salido
del prado verde donde suelo andar…
¡otra vez, como ayer, te he conocido
por la manera de partir el pan!
 
 
 
José María Pemán.
 
 
 
 
 

viernes, 6 de febrero de 2015

Gourmand

 
 
 
Georgia O'Keeffe



Poema gourmand
(Alain Ducase)

Para…
Comer
Saborear
Almorzar
Deleitarse
Limpiar
Cocer a fuego lento
Vestir.
                   Sin olvidar…
                   Salar
                   Perfumar
                   Pimentar
                   Sazonar
                   Aromatizar
                   Vinagrear
                   Especiar
                   Aceitar
                   Acomodar
                   Realzar.
                                  Con precisión…
                                  Cortar
                                  Tallar
                                  Picar
                                  Escalopar
                                  Recortar
                                  Rallar.
                                                  Y luego hacer…
                                                  Cocer
                                                  Freír
                                                  Asar
                                                  Hervir
                                                  Cocer lento
                                                  Saltear
                                                  Brasear
                                                  Dorar
                                                  Rustir
                                                  Pasar
                                                  Revolver
                                                  Guisar
                                                  Colorear
                                                  Hacer sudar
                                                  Flambear
                                                  Confitar
                                                  Blanquear
                                                  Reducir
                                                                  Ahora sólo falta…
                                                                  Cubrir
                                                                  Disponer
                                                                  Convidar
                                                                  Invitar
                                                                  Acoger
                                                                  Recibir
                                                                  Instalar
                                                                  Colocar
                                                                  Sentarse a la mesa
                                                                  Servir
                                                                  Compartir.


La cocinera. Maurice Denis


                                                                                   Sin olvidar…
                                                                                   Decorar
                                                                                   Poner flores
                                                                                   Disponer
                                                                                   Iluminar
                                                                                   Adornar
                                                                                   Amenizar
                                                                                   Embellecer
                                                                                   Aclarar.
                                                                                                  Y entonces…
                                                                                                  Sentarse
                                                                                                  Oler
                                                                                                  Cerrar los ojos
                                                                                                  Sonreír
                                                                                                  Degustar
                                                                                                  Ser feliz
                                                                                                  Degustarlo




 

jueves, 1 de enero de 2015

viernes, 26 de diciembre de 2014

Jesús, alegría de los hombres

 
 
Virgen y el Niño. Bartolomé Esteban Murillo
 
 

 
Cantata 147, Juan Sebastián Bach: Jesús, alegría de los hombres.
 
 
 
 
 
 

martes, 23 de diciembre de 2014

Feliz y santa Navidad 2014



Nacimiento (S. XV). Catedral de León 


"Navidad es Dios con nosotros para siempre".

Papa Francisco 

 


Canto Gregoriano: Puer natus est (Un Niño ha nacido).


¡Feliz y santa Navidad!




 

viernes, 19 de diciembre de 2014

Magnificat

 
 
 
 
 

"Cada uno debe tener el alma de María para proclamar la grandeza del Señor, cada uno debe tener el espíritu de María para alegrarse en Dios. Aunque, según la carne, sólo hay una madre de Cristo, según la fe todas las almas engendran a Cristo, pues cada una acoge en sí al Verbo de Dios... El alma de María proclama la grandeza del Señor, y su espíritu se alegra en Dios, porque, consagrada con el alma y el espíritu al Padre y al Hijo, adora con devoto afecto a un solo Dios, del que todo proviene, y a un solo Señor, en virtud del cual existen todas las cosas".

 
 


El «Magnificat», es un cántico y oración cuya inspiración proviene del evangelista San Lucas (Lucas 1 46-55) que reproduce –según la inspiración de Dios a este evangelista– la alabanza y agradecimiento que la Santísima Virgen María, le dirige a Dios en casa de Zacarías e Isabel, cuando se encaminó presurosa a las montañas de Judá.