La belleza trasciende la estética

martes, 28 de febrero de 2017

Frutos



Frederic Leighton



Higos, fresas, manzanas,
melones, melocotones, cerezas,
peras, sandías, naranjas,
oh música de mis sentidos,
pura delicia de la lengua;
déjame ahora hablar
de la fruta que me fascina,
por el sabor, por el color,
por el aroma de sus sílabas:
mandarina, mandarina.

Eugenio Andrade






domingo, 15 de enero de 2017

La cebolla




Raquel Carmona



La cebolla nos hace llorar, pero aún no se ha inventado el vegetal que nos haga reír.

Frank Capra


Freír la cebolla hasta que pierda el orgullo.
(Mi abuela, dictándome una receta de cocina).

Carmen Camacho





jueves, 5 de enero de 2017

Venimos a adorarle ...




Maestro de la Adoración de Viena


Mateo 2:1-2

Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle.









¡Feliz noche y día de Reyes!






sábado, 24 de diciembre de 2016

¡Feliz Navidad!







“…Dante Alighieri dice muy alegre que Cristo es romano, porque eligió nacer en el Imperio Romano y obedeciendo a una orden del Emperador. Si, nació en el Imperio para pagar un nuevo impuesto, y para no encontrar una alcoba donde nacer; y al final de su vida, los soldados imperiales lo crucificarán.
El lugar fue una caravanera y un pesebre. “Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales y lo reclinó en un pesebre; porque no había lugar para ellos en la posada”. No hubo para Cristo recién nacido ni un cubículo de fonda; y este rasgos asombroso y de tan gran patetismo está puesto por Lucas de paso, en una frase incidental. 

Cristo quiso nacer en la mayor pobreza, quiso hacernos ese obsequio a los pobres. La piedad cristiana se enternece sobre ese rasgo y hace muy bien; pero ese rasgo no es lo esencial de ese misterio: no es el misterio. El misterio inconmensurable es que Dios haya nacido. Aunque haya nacido en el Palatino, en local de mármoles y cuna de seda, con la guardia pretoriana rindiendo honores, y Augusto postrado ante Él, el misterio era el mismo. El Dios invisible e incorpóreo, que no cabe en el Universo, tomó cuerpo y alma de hombre, y apareció entre los hombres, lleno de gracia y de verdad; ése es el misterio de la Encarnación, la suma de todos los misterios de la Fe. Bueno es que los niños se enternezcan ante las pajas del pesebre, la mula y el buey… y que los predicadores derramen lágrimas sobre la pobreza del Verbo Encarnado; pero los adultos han de hacerse capaces de la grandeza del misterio y han de espantarse no tanto de que Dios sea un niño pobre, sino simplemente que sea un niño."

Leonardo Castellani







¡Feliz Navidad!





miércoles, 5 de octubre de 2016

Una tarta de manzana




Sor Isabel Guerra



Para hacer una tarta de manzana,



Morgan Weistling


primero tienes que crear un universo.

Carl Sagan






lunes, 5 de septiembre de 2016