La belleza trasciende la estética

lunes, 19 de junio de 2017

Bodegón del mundo




El puente I
Blanca Muñoz de Baena
 

               A la pintura de Blanca Muñoz de Baena



La mano del día coloca los objetos:
frutos romanos sobre una mesa,
caballos soñando en un campo en calma,
sombras sigilosos en un puente,
barcas aguardándonos en un canal.
La mano del día coloca los objetos
para que los interpretemos –la vida
es el sentido de esas pocas cosas:
debemos mirarlas si queremos entender algo,
qué será de todo, qué nos espera.

La luz es el negativo de la sombra.
No quien llega a la tristeza ha entendido el mundo.
Quien encuentra su dicha lo comprende.


Martín López-Vega







domingo, 16 de abril de 2017

¡Feliz Pascua!




Resurrección de Cristo.Tapiz, Museo del Vaticano sobre una pintura de Rafael de Sanzio



Al tercer día resucitó de entre los muertos

"Os anunciamos la Buena Nueva de que la Promesa hecha a los padres Dios la ha cumplido en nosotros, los hijos, al resucitar a Jesús (Hch 13, 32-33). La Resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, creída y vivida por la primera comunidad cristiana como verdad central, transmitida como fundamental por la Tradición, establecida en los documentos del Nuevo Testamento, predicada como parte esencial del Misterio Pascual al mismo tiempo que la Cruz:
Cristo ha resucitado de los muertos,
con su muerte ha vencido a la muerte.
Y a los muertos ha dado la vida.
(Liturgia bizantina: Tropario del día de Pascua)





¡Feliz Pascua de Resurrección!




martes, 28 de febrero de 2017

Frutos



Frederic Leighton



Higos, fresas, manzanas,
melones, melocotones, cerezas,
peras, sandías, naranjas,
oh música de mis sentidos,
pura delicia de la lengua;
déjame ahora hablar
de la fruta que me fascina,
por el sabor, por el color,
por el aroma de sus sílabas:
mandarina, mandarina.

Eugenio Andrade






domingo, 15 de enero de 2017

La cebolla




Raquel Carmona



La cebolla nos hace llorar, pero aún no se ha inventado el vegetal que nos haga reír.

Frank Capra


Freír la cebolla hasta que pierda el orgullo.
(Mi abuela, dictándome una receta de cocina).

Carmen Camacho





jueves, 5 de enero de 2017

Venimos a adorarle ...




Maestro de la Adoración de Viena


Mateo 2:1-2

Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle.









¡Feliz noche y día de Reyes!






sábado, 24 de diciembre de 2016

¡Feliz Navidad!







“…Dante Alighieri dice muy alegre que Cristo es romano, porque eligió nacer en el Imperio Romano y obedeciendo a una orden del Emperador. Si, nació en el Imperio para pagar un nuevo impuesto, y para no encontrar una alcoba donde nacer; y al final de su vida, los soldados imperiales lo crucificarán.
El lugar fue una caravanera y un pesebre. “Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales y lo reclinó en un pesebre; porque no había lugar para ellos en la posada”. No hubo para Cristo recién nacido ni un cubículo de fonda; y este rasgos asombroso y de tan gran patetismo está puesto por Lucas de paso, en una frase incidental. 

Cristo quiso nacer en la mayor pobreza, quiso hacernos ese obsequio a los pobres. La piedad cristiana se enternece sobre ese rasgo y hace muy bien; pero ese rasgo no es lo esencial de ese misterio: no es el misterio. El misterio inconmensurable es que Dios haya nacido. Aunque haya nacido en el Palatino, en local de mármoles y cuna de seda, con la guardia pretoriana rindiendo honores, y Augusto postrado ante Él, el misterio era el mismo. El Dios invisible e incorpóreo, que no cabe en el Universo, tomó cuerpo y alma de hombre, y apareció entre los hombres, lleno de gracia y de verdad; ése es el misterio de la Encarnación, la suma de todos los misterios de la Fe. Bueno es que los niños se enternezcan ante las pajas del pesebre, la mula y el buey… y que los predicadores derramen lágrimas sobre la pobreza del Verbo Encarnado; pero los adultos han de hacerse capaces de la grandeza del misterio y han de espantarse no tanto de que Dios sea un niño pobre, sino simplemente que sea un niño."

Leonardo Castellani







¡Feliz Navidad!