La belleza trasciende la estética

miércoles, 27 de julio de 2016

Contraste





Tjalf Sparnaay



Yo como.
Tú comes.
Él come.
Nosotros comemos.
Vosotros coméis.



Evgraf Semenovich Sorokin


¡Ellos no!

Gloria Fuertes








Chupilandia (Cuento de dulce)

El aire del pueblo olía a bizcocho.
Las casitas de turrón,
las tejas de chocolate,
ventanas de mazapán
y las puertas de guirlache.



Luigi Benedicenti



De azúcar las escaleras
y de tarta los balcones,
el suelo de caramelo
y de chicle los salones.



Luigi Benedicenti



Los muebles son de galleta
y el techo de polvorones.
Las camas blandas de flan,
la almohada de mantequilla,

los libros de hoja de hojaldre,
la piscina de natillas.





Pueblo de dulce.
¡Qué empacho!
(Las farmacias en la esquina). 

Gloria Fuertes





6 comentarios:

maite lorenzo molina dijo...

Mis hijos serían felices en este pueblo... el dentista, quizás, también.

Bonito homenaje a Gloria Fuertes.

Gracias, Rosa. Muchos besos dulces.

Rosa dijo...

Sí, el dentista también, jajaja ...

Casi me empaché de tanto dulce, no soy muy de dulce, y en casa, a no ser los dulces caseros, no suelen tener demasiado éxito.

Gloria Fuertes me encanta, por eso la dejé hoy que nos avisó Google, jaja ...

Muchos besos dulces también para ti, querida Maite.
Feliz día.

CHARO dijo...

¿Donde está ese pueblo?.........lo pregunto porque me gustaría ir:-))
Una entrada impresionante sobre todo el verbo conjugado de comer.Besicos

Rosa dijo...

Jajajaja, no nos dijo nada Gloria Fuertes, pero para los golosos es el paraíso ...

Casi termino empachada con tanto dulce, menos con las natillas y el flan, que me gustan mucho. Aunque, claro, tanto como una cama de flan y una piscina de natillas, no sé yo, jajaja ...

Sí, es impresionante el primer poema, y muy real.

Un beso grande, Charo.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Una delicia tu blog, me alegra haber llegado hasta aquí.

Un abrazo.

Rosa dijo...

Gracias, Rafael Humberto, por tu amable comentario.
Bienvenido.

Un abrazo también para ti.